Las vitaminas son nutrientes importantísimos para la salud. Éstas colaboran para mantener todas las funciones normales del cuerpo. Las vitaminas funcionan como catalizadores, es decir, aumentan la velocidad de las reacciones químicas dentro del organismo y alguna de éstas no se produciría sin la existencia de este catalizador.

¿Qué son y para qué sirven los multivitamínicos?

Para comprender mejor cómo de importantes son las vitaminas en nuestra vida, las reacciones son responsables de prácticamente todas las funciones corporales. Cuando creamos músculo se produce la rotura de proteína y la consiguiente creación de células, de la misma manera que reacciona nuestro cuerpo cuando nos pinchamos con un alfiler, siendo ésta una reacción entre neuronas.

Por tanto, entre los nutrientes que más necesitamos se encuentran las vitaminas, las cuales mantienen nuestro cuerpo en funcionamiento, realizando correctamente todos los procesos y reacciones en el momento exacto.

Normalmente ingerimos vitaminas para nuestro organismo a través de la alimentación. A pesar de ello, no siempre conseguimos consumir la cantidad diaria necesaria. Por ello, algunos suplementos ayudan a completar esta deficiencia.

Se debe escoger el suplemento multivitamínico más acorde a tu situación, pensando especialmente en las vitaminas que no consumirás su cantidad diaria recomendada. Algunas vitaminas son más importantes que otras y éstas podrían perjudicar al correcto funcionamiento del organismo si faltaran. Vamos a conocer algunas de ellas y para qué sirven en nuestro cuerpo.

Beneficios de las vitaminas

Vitamina A

Entre sus funciones, la principal es la visión humana. La vitamina A actúa en los orgánulos de los ojos, proporcionando las reacciones necesarias para que la visión se produzca. Además, la vitamina A también mantiene sana la mucosa, la piel, las uñas, el cabello, los dientes, los huesos y los órganos reproductores.

Vitamina B

Son varias las vitaminas que desempeñan funciones diversas, además de trabajar juntas para que ciertos procesos se realicen de la manera correcta. Inclusive, una de las funciones del complejo B es mejorar la velocidad de las reacciones, contribuyendo a la mejora del metabolismo.

Vitamina C

Mejora el sistema inmunológico, actuando directamente en la hidroxilación de las reacciones químicas celulares. Además de mejorar el sistema inmune, mantiene los huesos, dientes, mucosa, ligamentos y arterias en buen funcionamiento, y promueve el crecimiento normal de varios componentes del cuerpo humano. La vitamina C también inhibe la secreción de cortisol, una hormona catabólica.

Vitamina E

Algunas reacciones, especialmente las provocadas por alimentos perjudiciales, liberan especies reactivas de oxígeno. Éstas pueden atrapar células y tejidos, causando grandes daños en diferentes área. De esta forma, la vitamina E protege al organismo de estos daños, trabajando junto a otras vitaminas, como la vitamina C. Por eso, es importante que tales vitaminas sean consumidas a la vez y en su dosis correcta.

Alimentos ricos en vitaminas

Muchos alimentos proporcionan dosis de vitaminas, aunque no siempre son las proporciones necesarias para el cuerpo. Conoce algunos alimentos que ayudan a la hora de adquirir vitaminas:

  • Vitamina A: puede encontrarse en peces, espinacas, brócoli y verduras verdes.
  • Vitamina B: puede encontrarse en nueces, peces, soja y hojas verdes.
  • Vitamina C: puede conseguirse a través de las legumbres, naranja, piña y marañón.
  • Vitamina E: aguacate, cacahuetes y banana, entre otros.

¿Qué dosis de vitaminas necesitamos al día?

Vitamina A: 0,7 mg
Vitamina B1: 1,1 mg;
Vitamina B2: 1,1 mg;
Vitamina B3: 14 mg;
Vitamina B5: 5 mg;
Vitamina B6: 1,3 mg;
Vitamina B7: 0,03 mg;
Vitamina B9: 0,4 mg;
Vitamina B12: 0,0024 mg;
Vitamina C: 0,075 mg;
Vitamina D: 0,015 mg;
Vitamina E: 15 mg;
Vitamina K: 0,035 mg.

La cantidad mostrada es orientativa, puede variar según sexo y edad.

Tipos de vitaminas

Antes de adentrarnos más en la suplementación con multivitamínicos, es necesario hacer una pequeña introducción sobre los diferentes tipos de vitaminas y minerales. Las vitaminas son divididas en dos grupos, de acuerdo a su absorción:

  • Vitaminas liposolubles: son las vitaminas que se diluyen en grasas y están compuestas por las vitaminas A, D, E y K.
  • Vitaminas hidrosolubles: son las vitaminas que se diluyen en agua y están formadas por las vitaminas B y C.

Todas ellas tienen una gran importancia para el buen funcionamiento del organismo y una de las principales actuaciones de las vitaminas en general es la mejora de la síntesis proteica, que genera la hipertrofia en individuos entrenados. Las vitaminas hidrosolubles, en raros casos son ingeridas en exceso, ya que el abundante líquido en nuestro cuerpo hace que sean rápidamente absorbidas. Los casos de exceso de ingesta de vitaminas suele ocurrir con las hidrosolubles, ya que la cantidad de lípidos en nuestro cuerpo son específicas para cada cuerpo.

Suplementación con multivitamínico

Dentro de las divisiones de los nutrientes, las vitaminas y minerales son clasificados como alimentos reguladores, ya que su función dentro del organismo es la de mejorar los procesos vitales, ayudar al buen funcionamiento del metabolismo y del sistema endocrino. Ahora imagina lo siguiente: para obtener hipertrofia, tu cuerpo será ‘castigado’ con un entrenamiento por encima de los niveles a los que está acostumbrado. Después del entrenamiento, tu cuerpo va a necesitar recuperarse para estar apto para nuevos estímulos futuros. Básicamente así ocurre la hipertrofia.

Por ello, este proceso es altamente complejo y exige un organismo en pleno funcionamiento para que éste puede concentrarse en la recuperación de las fibras afectadas. Pues bien, si las vitaminas y los principales minerales tienen una función de regular el funcionamiento del organismo, volviéndolo más eficiente y mejorando la secreción hormonal, tenemos en este punto una llave hacia la hipertrofia.